Cierre de verano

a 1600 x 900

Con sentimientos entremezclados y recuerdos en los bolsillos esta semana hemos dejado la Alhóndiga, el espacio que ha sido nuestra casa y el centro de nuestras actividades este verano.
Han sido 4 meses muy intensos, en los que hemos podido contar con la ayuda de Raquel y Elisabetta, nuestras esplendidas voluntarias europeas, que gracias a la hospitalidad del Ayuntamiento de Medinaceli, aquí se han alojado.

elisabettaraquel

Y es también gracias a ellas que hemos podido hacer todo lo que hemos hecho, los días con el campamento de verano, los talleres en la huerta, la fiesta de la cosecha, el mercado medieval y los otros mercados en los que estuvimos presentes, el taller de construcción de adobe MedinaTERRA, el curso europeo de sostenibilidad Making S.O.A.P., y muchos otros días increíbles que hemos pasado juntos.

Damos por tanto por concluida una fructífera estación, satisfechos del camino andado y dispuestos a volver con ganas cuando el deshielo llegue para seguir abriendo espacios, proponiendo ideas e invitando a todos y todas a re-construir un mundo rural vivo y con futuro.

Aquel espacio nos ha arropado y se ha llenado de las ilusiones de quienes se han acercado a participar. Lo dejamos ahora con la certeza de que una semilla ha sido plantada y de que, pase lo que pase, seguirá echando raíces.
Nosotras, mientras tanto, seguimos trabajando para que el año que viene haya más y mejor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *