Amenaza de desalojo en Fraguas, proyecto de okupación rural

5045660

Por afinidad con el proyecto y cercanía física, colgamos este texto y esta entrevista en apoyo a lxs represaliadxs del pueblo de Fraguas, (Guadalajara)

Reproducimos el comunicado que nos han hecho llegar desde el pueblo okupado Fraguas [Sierra Norte de Guadalajara]. Han creado una petición en Change.org donde podéis mostrar vuestro apoyo.
Comunicado de Fraguas, marzo 2017
Para los que no lo conozcáis Fraguas es un proyecto de okupación rural comunitario de la sierra norte de Guadalajara (Estado español) Desde la primavera de 2013 lleva reconstruyendo las ruinas del antiguo pueblo de Fraguas(que ya fue destruido y vaciado a conciencia.) Creemos y luchamos por la comunidad, el autogobierno, la autosuficiencia y la autogestión.
Desde que llegamos fuimos “invitadxs” a abandonar nuestros sueños por agentes medioambientales y guardias civiles con amenazas y multas, algunxs de nosotrxs cargamos con miles de euros en multas. En junio de 2015 fuimos llamadxs a declarar 6 personas al juzgado de instrucción n 4 de Guadalajara acusadxs de usurpación de monte público. A día de hoy dan una nueva vuelta de tuerca al proceso añadiendo en su escrito de acusación los delitos contra la ordenación del territorio y daños, amenazando con demoler las casas que ahora están en pie. En total nos piden a cada unx de nosotrxs 600 euros como pena multa por usurpación, 2 años de carcel por el delito contra la ordenación del territorio más 2.250 euros por este delito y 2 años de cárcel por daños más 26.779,17 para sufragar la demolición. Tras haber recibido los escritos de acusación estamos pendientes de que nos notifiquen la fecha del juicio oral.

Ni que decir tiene que no nos vamos a someter a los designios de la Junta de Castilla y que nos opondremos frontalmente al desalojo y demolición previstos por el Estado.

Por todo esto, a vosotrxs os pedimos apoyo en la medida de lo posible, que vengáis a conocernos, que difundáis esta realidad y que estéis al tanto por si hay un desalojo inesperado.
Citamos a un antiguo habitante de Fraguas que nos hace esta dedicatoria en un libro que escribió:
“Para los nuevos habitantes de Fraguas: A ver si vosotrxs recuperáis la historia de nuevo de este pueblo, aunque algunas instituciones tanto militares como religiosas hayan tratado de destruirla y hasta el gobierno quiere venderlo a particulares (finca privada prohibido el paso). Quiero recordaros que tratéis con cariño y el respeto que se merecen esas piedras que hoy están muertas y caídas entre las zarzas y la maleza, que otros tiempos tuvieron vida y formaron parte de la historia de estas gentes que tanto lucharon por la vida y tantas calamidades pasaron.”
¡¡¡¡¡CUANDO LOS SUEÑOS SE HACEN REALIDAD,
NOSOTRXS COMO CHANQUETE NO NOS MOVERAN!!!!
NO AL DESALOJO DE FRAGUAS

Fraguas. Es un pueblo okupado al Estado, después de que éste expulsara a los que allí vivían para plantar pinos y hacer grandes cotos de caza para ricos y aspirantes a ricos. Muchas más razones llevaron al Estado a despoblarlo (muchas veces manumilitari y otras de forma parecida aunque se nos diga que los habitantes lo vendieron en libertad): como la necesidad de desactivar un mundo rural autónomo y opositor al centralismo; la necesidad de mano de obra industrial; el control social; el acceso directo a recursos importantes sin los impedimentos de municipios cargados competencias y gente ingobernable; infraestructuras para servir a la ciudad; la interiorización de las ideas liberales, progresistas, desarrollistas y burguesas por una parte de los que habitaban estos pueblos; y un largo etc…, pero sobre todo porque el Poder tiende a expandirse constantemente arrasando todo lo que considere arrasable, o bien, todo lo que no se arrodille ante él.

Hoy, los ingenieros de montes y demás paniaguados de la universidad del Estado nos tratan de imponer sus mentiras. Mentiras de alto calibre (por que son impuestas y reproducidas por mucha gente bienintencionada) como que el norte de la provincia de Guadalajara se despobló para proteger el entorno natural de las actividades de sus pobladores, porque había muchas ovejas y cabras que hacían daño a la flora.

Estas inmundas mentiras se construyen para exonerar al Estado de la responsabilidad de la deforestación y la despoblación de la Castilla rural. Quien paga manda, y es el Estado quién paga la Univerisidad y a todos estos mercenarios académicos mentirosos. Quién comete la mayor deforestación de Castilla es el Estado y su Ejército imperial español. Toda la flota de “bosques flotantes”; todas las armas que se forjaron con el calor del carbón vegetal; su ferrocarril (que fue construido e ideado para mover tropas e imponer la ley de Madrid con eficacia en los últimos rincones de la Península); la desamortización que expropió las tierras (y bienes) comunales a los concejos para venderlas y sacar capital para seguir invirtiendo en el desarrollo del Ejército y la Administración (los compradores talaron sus nuevas hectáreas para sacar rendimiento económico rápido); los principios de su religión ultradogmática del Progreso; los monocultivos de pinos del Seprona franquista que sustituyeron los bosques, en muchos casos, de frondosas; sus salvajes infraestructuras y pantanos; su Guardia Civil y sus caciques; sus carcinomas urbanos; sus ideas venenosas inoculadas con un ejército de profesores-funcionarios; sus incendios (provocados en muchos casos por la rabia acumulada por la despoblación forzosa y por la despoblación misma); su minería; su política industrial cerealista, aceitera, ganadera y turístico-cinegética; sus numerosas guerras contra el pueblo (en los últimos 200 años 5 nada menos); y un largo etc. de ataques brutales, que sorprende sobremanera que nunca menten los miembros de la ingenierocracia de montes y demás esbirros.

Entrevista al proyecto de okupación rural en Fraguas

Desde el mismo instante que nos enteramos de la amenaza de desalojo de este proyecto de okupación rural en la pequeña pedanía de Fraguas (Guadalajara), nos pusimos en contacto con el grupo de gestión de esta iniciativa porque creíamos que la mejor manera de difundir su proyecto y mostrarles nuestra solidaridad, era precisamente realizando una entrevista donde nos respondieran en primera persona a todas nuestras preguntas y ganas de saber, que no han sido pocas. Les agradecemos enormemente su respuesta a nuestras inquietudes, y esperamos que dando a conocer este proyecto tengáis tantas ganas como nosotros/as de acudir en persona, apoyarles en el proceso represivo que han lanzado contra ellos/as y estrechar lazos para mantener viva esta inciativa de autonomía y convivencia en el campo.

– Para empezar nos gustaría que contarais un poco acerca de Fraguas, ¿cuál es su situación geográfica y contexto ecológico? ¿cuál es su historia reciente?

Fraguas es un pueblo de la Sierra Norte de Guadalajara, las tierras son parte del Ayuntamiento de Monasterio, del cual fue pedanía y la gestión de las mismas pertenece a la Junta de Castilla-La Mancha. El terreno es considerado por la adminstración como Parque Natural, a pesar de ser en su mayoria monocultivo de pino en terrazas artificiales que tapizan casi todas las laderas del entorno. Las primeras referencias históricas son del siglo XV, pero no se sabe cuándo empezaron los asentamientos en la zona. A partir de la década de los sesenta del siglo pasado, el régimen franquista inició una campaña para vaciar de gente la sierra (en la cual hay muchos más pueblos abandonados esperándoos) con la excusa de plantar pinos. En Fraguas concretamente, empezaron por expropiarles las tierras y por lo tanto no dejarles pastar, les quitaron el médico y la escuela y les fueron engañando para que vendieran también las casas. El último habitante en irse, Don Benito, fue en 1968. A partir de ahí destruyeron lo que quedó concienzudamente, bulldozers desmontando los tejados e incluso con prácticas militares durante los años 90. Desde entonces se daba esa situación de abandono hasta que llegamos nosotros/as a Fraguas en abril de 2013.

– ¿Cuándo descubristeis Fraguas y cuáles fueron las motivaciones encaminadas a iniciar un proyecto para ocuparlo?

Descubrimos Fraguas en el año 2012 tras juntarnos dos grupetes de personas con ganas de okupar Fraguas con inquietudes parecidas. A nivel colectivo, además de las individuales, nuestras motivaciones pricipales para okupar, habitar y recontruir Fraguas fueron y son a través de la comunidad, la autosuficiencia, el autogobierno y la autogestión económica. El deseo de poner en marcha un modelo convivencial autónomo y horizontal a nivel de producción y consumo que se enfrente con el preestablecido y pudiera transcendernos a nivel personal. Una ansiada vuelta al campo.

– ¿Qué proyectos habéis desarrollado en el pueblo y cuáles estáis desarrollando actualmente?

Tenemos principalmente tres retos: la reconstrucción del pueblo, la autosuficiencia y la convivencia. A nivel del primer objetivo hemos reconstruido tres casas y tenemos otras tres obras en marcha. De la autosuficiencia real aún estamos lejos pero es una clara tendencia en la que se enmarca el proyecto, en cuestiones de luz nos autoabastecemos gracias a la energía solar. La convivencia es nuestro gran reto, la cual trabajamos día a día.

– ¿Cómo habéis gestionado el proyecto en todo este tiempo? (Grupos de trabajo, asambleas…) ¿Cómo se ve modificado ese modelo de gestión respecto a como lo entendemos en la ciudad?

La gestión del proyecto se ha llevado a cabo mediante asambleas horizontales, priorizando el trabajo en grupo sin especializar y gestionándolo desde el común. La diferencia principal es el proyecto de comunidad convivencial, vinculado a todos los ámbitos de nuestra vida, compañía, ocio, trabajo y lucha política.

– Desde vuestro aprendizaje en estos años, ¿cómo describiríais la experiencia de okupacion rural? ¿qué obstáculos habéis encontrado?

La experiencia es en general ilusionante, ver y sentir a un grupo de personas empoderado, gestionando las tierras y espacios y sus vidas de la manera más autónoma que conocemos, es verdaderamente alentadora. El principal obstáculo somos nosotros/as mismos/as, la convivencia marca y mucha gente se ha marchado del proyecto por no haber gestionado bien los conflictos. Otro obstáculo claro es el poder estatal que desde el principio aprieta con multas y a día de hoy acusa a 6 de nosotros/as de los delitos de usurpación de monte público, delito contra la ordenación del territorio y daños. Nos solicitan 4 años de cárcel y una gran cantidad de dinero.

– ¿Es dura la vida en el campo buscando la máxima autogestión? ¿Tenéis contacto con la ciudad?

Desde nuestro parecer la vida en el campo no es más dura que en la ciudad. Sí que es cierto que la carga de trabajo que tenemos es brutal y que a nivel emocional estamos saturados pero ya se sabe que sarna con gusto no pica y que estamos convencidos/as de lo que hacemos. Claro que tenemos contacto con la ciudad, casi todos/as venimos de ciudades grandes y por lo tanto nuestro entorno esta allí. Además no queremos ser unos/as locos/as que simplemente se echan al monte queremos vincularnos con otras luchas de la ciudad y servir de ejemplo (como otros/as son para nosotros/as) de la vuelta al campo pero bajo paradigmas diferentes.

– ¿Valoráis la posibilidad de aliaros con los movimientos sociales y políticos de las ciudades?

Sin duda, somos parte de los movimientos sociales y políticos, siendo conscientes de que con distintos métodos de lucha la solidaridad y el apoyo mutuo son valores que tenemos que fomentar entre la lucha urbana y rural.

– Recientemente hemos sabido que os quieren desalojar. Contadnos brevemente desde cuándo viene esta amenaza, ¿quiénes están detrás de este intento de desalojo y qué intereses tienen sobre Fraguas?

La presión por parte de la Junta de Castilla-La Mancha viene casi desde antes de okupar Fraguas, ya nos avisaron técnicos y forestales de cual iba a ser su respuesta. Las multas empezaron al año de estar allí ya con la amenaza por parte de los agentes forestales de que se estaba tramitando la denuncia por la vía penal. En junio de 2015 nos llamaron a declarar al Juzgado de Instrucción nº 4 de Guadalajara, acusados de usurpación de monte público. Durante el mes de abril de este año 2017 nos han ido llegando los escritos de acusación en los que añaden delitos contra la ordenación del territorio y daños. La denuncia la pone la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente y Desarrollo Rural. El interés que pueden tener es el control y el poder sobre las tierras, el mantenimiento de la propiedad y la destrucción de alternativas prácticas a su modelo de sociedad.

– ¿Qué medidas represivas penales o económicas quieren imponeros?

Pues nos solicitan a cada una de las personas que estamos imputadas una multa de 600 euros por la usurpación de monte público, 2 años de cárcel por delitos contra la ordenación del territorio, otros 2 años de prisión por el delito de daños y un total de 26.677 euros en concepto de responsabilidad civil por el mencionado delito de daños (que vienen justificados por los costes de la demolición y gestión de los residuos de la misma).

– ¿Algunas estrategias para la resistencia que nos podáis contar?

Principalmente nuestra estrategia a corto plazo va a ser la difusión del proyecto y la problemática legal enfrentando al poder con una carga moral de la que ellos carecen. A largo plazo nuestra firme convicción de defender el proyecto.

– Por último, daros las gracias por concedernos esta entrevista. Unas palabras que queráis expresar para los/as lectores/as de Regeneración…

Gracias a vosotros/as, comentar tan solo que el campo está vacío esperando, y que fue el pasado pero es sin duda el futuro. Que Fraguas está abierto para que vengáis a conocernos y quién sabe a qué más. Para cualquier cosa, visitas, dudas o críticas, escribidnos al correo electrónico:

 

fraguaspobladores@gmail.com

Portal libertario Oaca, Regeneración libertaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *