Avances de confort en Armejún

918311_orig
En Septiembre del 2013 llegaron Rubén y Dave junto con los perritos Pancho y Quya a Armejún a emprender su proyecto su sueño, todo estaba por hacer, sólo poseían lo que llevaban con ellos, después de algunas mudanzas, que no era poco. Entre otras cosas útiles se destacaban: una linterna con dinamo, utensilios de cocina así como algunas sartenes y ollas, una mesa, algunas herramientas de jardinería y herramientas comunes de mano así como alguna maquina eléctrica (poco útil sin electricidad en aquel entonces) entre ellas destacar una atornilladora a batería que sólo podían cargar al salir del pueblo en algún punto.
Finales 2013
Dormían en el refugio público, en el suelo, en un colchón que encontraron en una de las casas. El refugio, en su día fue el ayuntamiento del pueblo, no os confundáis, es como un garaje con una estufa al final y una pequeña ventana tapada de zarzas. Dispone de un pequeño aseo, lavabo y váter, que “Los amigos de Armejún” construyeron, pero en aquel entonces lo tenían cerrado por seguridad de las instalaciones (al estar el pueblo abandonado). Nos dieron la llave a los pocos meses.
Cocinaban en la vieja estufa de leña y junto con una mesa se iban apañando.
La luz la teníamos a través de las linternas, principalmente la de dinamo que hoy en día sigue luciendo, y una velas que fabricaban con aceite sobrante y una mecha adaptada.
La leña la cortaban a mano gracias a un serrucho, se lo dejó un vecino del pueblo un día que venían de paso a revisar su casa y comerse un bocadillo.
Disponían de cuatro móviles para así, entre todos, les llegase la batería hasta la próxima semana para ir a la compra y poder cargar.
La furgoneta que tenían no podía pasar por la pista forestal, ya hubo dos intentos fallidos, así que el camino más corto era pie desde la “curva” en la Rioja, hasta el pueblo: 3 kilómetros. Todo lo que querían llevar hasta el pueblo, incluidos ellos mismos, había que hacerlo a pie. Hasta un máximo aproximado de 20kg cada viaje por persona. Poco a poco, día sí y día no, todo iba llegando al pueblo.
Respecto al aseo no había mucho problema ya que, aparte del baño del refugio, debajo de la fuente hay otro con fosa séptica, que en su día instalaron “Los amigos de Armejún” así como una ducha exterior con agua fría (sólo para el verano). Para esas fechas la ducha la hacían en el pequeño aseo del refugio, dentro una palangana y con la ayuda de un cubo con un grifo en una posición elevada que hacía de ducha. La ropa se lavaba a mano, abajo en la fuente.
Fregar los platos era casi la misma operación que con la ducha pero con dos palanganas, y como el refugio se encuentra arriba de la fuente, todo el agua consumida ya fuese para fregar, lavar, ducharse o lo que fuera, había que subirla en garrafas.

Imagen

Finales 2015
Vivimos cuatro personas en Armejún: Rubén ,Dave, Olalla y Lorena. Rubén y Olalla (que se conocieron en el pueblo) son pareja, ellos viven en una habitación confortable y adaptada con estufa, un punto de luz (con una pequeña placa solar de caravana y una batería de coche) y de agua (a través del sistema del cubo con grifo). Dave y Lorena viven en la planta de arriba, más o menos igual, aunque Lorena aprovecha los veranos para tener más intimidad en otro refugio adaptado.
Hacemos la vida en común en una cocina reconstruida, que anteriormente fueron dos habitaciones, en una casa cedida. La cocina ya está totalmente equipada: buena encimera, cocina de leña, cocina de gas para ocasiones, bastante variedad de utensilios de cocina como ollas, paelleras, cacerolas de barro, tuppers, pequeños aparatos como batidora…, la fregadera está empotrada en un mueble que en otros tiempos fue una lavadora, los muebles de cocina todos reciclados, mesas, sillas, sofá,..
Gracias a una bomba de ariete que construimos el primer verano tenemos agua corriente y gracias a un fabuloso equipo fotovoltaico, corriente eléctrica que alimenta toda la casa. Vamos… pocas diferencias con una cocina-salón convencional.
Aquí es donde pasamos más tiempo, sobre todo en invierno, donde hacemos nuestras reuniones con amigos y visitantes, cargamos nuestros móviles, ordenadores, e incluso enchufamos alguna máquina para trabajar, así como abastecer corriente de forma puntual a algún corral cercano.
La leña ahora es cortada a motosierra, siempre con seguridad. Aunque algunas maderas las seguimos cortando a mano.
Un gran cambio para el proyecto, que nos da seguridad dada la ubicación del pueblo, fue un buen coche 4×4 que llega hasta el pueblo sin problemas y así poder traer más cosas con menos esfuerzo.
El tema del aseo sigue siendo bastante confortable en la fuente, bajar por la mañana y estar ahí es genial, la ducha en verano también ya que instalamos un pequeño colector solar que la hacía mas agradable. La ducha en invierno la hacemos en el refugio público, allí, en el fondo, pegado a la estufa, instalamos provisionalmente(aunque ya lleva más de un año) un plato de ducha con desagüe afuera , pero con el mismo sistema del cubo y calentado el agua previamente en la estufa . La ropa, gracias a que reciclamos una antigua lavadora que puede soportar nuestro equipo fotovoltaico, y a los pluviales de lluvia que fuimos adquiriendo para acumular agua, podemos lavar la ropa mejor que antes, sin terminar con dolor de riñones. Aunque la verdad es que lavar a mano en la fuente tiene su encanto.
Acondicionar espacios, plantar árboles, la huerta, las gallinas, ahora el mulo, arreglar cosas que surgen… Todo son avances aquí y lo vemos cada día, algo hecho, algo terminado y a otra cosa, risas, diversión, entrenamiento…buenos alimentos, buen ambiente…calidad de vida.
Así, más rápido o más despacio vamos avanzando en Armejún y queremos seguir creciendo siempre presentes en el ahora pero con un ojo en el futuro.

One comment on “Avances de confort en Armejún

  1. veronica macary dice:

    hola buenas noches somos un matrimonio joven, extranjeros, profesionales, con muchas ganas de repoblar, queremos saber los requisitos.

    esperando su pronta respuesta

    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *