Jornadas de sensibilización medioambiental

Podemos Moncayo organiza para este sábado una salida por la Cueva de Ágreda. Hay autobús gratuito desde Soria capital (Salida a las 09:30 desde la Avenida Duques de Soria y desde Ólvega)

DESARROLLO SI, PERO NO ASI

Debido a las características morfológicas del Moncayo, el agua que desciende por sus laderas se cuela por sumideros poco después de alcanzar la base del monte, formando ríos subterráneos. Así le ocurre al Araviana, único afluente de esta sierra que vierte a la Cuenca del Duero, con la particularidad de que sus aguas subterráneas son capturadas por el río Queiles, y rebrotan en la otra vertiente (la del Ebro) en Vozmediano, mientras que sus aguas superficiales desaguan en el Rituerto, y de ahí vierten al Duero. De esta forma, el caudal generado por las precipitaciones que caen en la parte occidental de la Sierra (la soriana) repercute directamente en el que aparece en el lado oriental, de cuyas aguas beben y riegan un buen número de pueblos de Aragón y Navarra. De ahí el dicho “Moncayo felón, que haces pobre a Castilla y rico a Aragón”. A pesar de ello, parte de estas aguas también abastecen La Cueva y Noviercas, dando vida a su agricultura, ganadería y turismo; y nutren sus acuíferos, aprovechados por muchos otros pueblos de la zona.

El peculiar sistema hídrico que nos ofrece el Moncayo está amenazado en la actualidad por dos proyectos. Por una parte, el ayuntamiento de Olvega, acuciado por las necesidades de agua de las fábricas su municipio, pretende comprar a La Cueva un río del Moncayo y entubarlo desde su nacimiento. De llevarse a cabo, dichas aguas ya no nutrirían su acuífero natural y al trasladarse a Olvega, cambiarían de cuenca hidrológica (del Duero al Ebro), trasformando el sistema hídrico de la Sierra. Así, en vez de rebrotar en Vozmediano, serían utilizadas por las fábricas de este municipio para volver deterioradas con un caudal disminuido al Val. Paralelamente, es previsible una disminución sensible del caudal del Queiles en Vozmediano, y también una disminución del volumen de los acuíferos de la parte castellana. El segundo proyecto que amenaza las aguas del Moncayo es la macrovaquería que se pretende instalar en Noviercas y cuyos terrenos fueron visitados en la anterior jornada de sensibilización organizada por Podemos Moncayo. La empresa Valle de Odieta, promotora del proyecto, ha solicitado para su abastecimiento el acuífero de Araviana.

Ambos proyectos, tanto la toma de aguas por el ayuntamiento de Olvega, como la macrovaquería de Valle de Odieta, forman parte del modelo de desarrollo industrial implementado desde hace años por el empresario Emiliano Revilla, resumido en el dogma de la filosofía neoliberal de que no hay que poner trabas al capital, y menos en una provincia tan necesitada de inversión como la nuestra. Pero lo que callan y ocultan los promotores de este tipo de proyectos es que tanto para conseguir los permisos de instalación como para poder mantener la rentabilidad deseada, es necesario relajar y rebajar los estándares ecológicos y laborales. Y que el deterioro ambiental y más que presumiblemente las discutidas condiciones laborales que sufren los habitantes de la zona del Moncayo son consecuencia de todo ello. Porque se trata de un modelo que ignora los costes ambientales, de la misma manera que ignora que los recursos son limitados y además no duda en regalarlos al gran capital. Lo más grave es que estos proyectos podrían alterar gravemente todo el régimen hídrico del Moncayo desde su nacimiento y provocar una desecación irreversible sin precedentes en sus masas de agua, que nutren toda la comarca. Además, su ejecución supondría la privatización de un recurso natural imprescindible cada vez más escaso que quedaría en provecho de grandes proyectos empresariales, en detrimento de los habitantes de los pueblos de la zona, a quienes pertenece por derecho legítimo este recurso. Según dispone la Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de octubre de 2000, “el agua no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal”. Por esto mismo, la semana pasada comunicamos a la Confederación Hidrográfica del Duero nuestra oposición a la solicitud de concesión de agua de la macrovaquería de Noviercas, solicitando que, en un contexto de cambio climático y de escasez de agua, se asegure este recurso para generaciones presentes y futuras y para proyectos medioambiental y socialmente sostenibles.

Por tales razones, desde Podemos Moncayo nos oponemos de forma enérgica a los proyectos agresivos contra el medioambiente que actúan de forma egoísta y localista y no de forma correcta, común y participativa; porque contradicen e impiden obtener unas garantías de abastecimiento y una gestión adecuada y sostenible de los recursos naturales comunes. Como herramienta esencial, proponemos la elaboración de un plan de gestión integral de los recursos hídricos del Moncayo que incluya a todos los municipios de la Comarca del Moncayo así como a municipios de ambas comunidades y confederaciones hidrográficas. Y recuperar la lucha de TODOS por la ampliación de concesión de Parque Natural del Moncayo a la parte soriana.

 

44196106_772573463089220_5916411973880250368_n