Premio Mónico Vicente 2017: Eugenia Esteras

17880700_1148997891892603_5926228581417686111_o

Estimados amigos. Como viene siendo habitual, cada año en estas fechas, damos a conocer el nombre de la persona galardonada con el Premio Mónico Vicente. En esta edición que ya alcanza la número diez, los compañeros y compañeras del Ateneo han decidido otorgar este reconocimiento a una mujer, que durante toda su vida ha demostrado una enorme capacidad de lucha y sacrificio, en una trayectoria que durante los años 60 y 70 fueron paralelos y unidos a los de nuestro recordado compañero Mónico. Hablamos de Eugenia Esteras de 96 años, que en 1947 se traslada a vivir a Soria y que desde entonces desarrolla una larga actividad en el movimiento vecinal, siendo la impulsora junto con Mónico Vicente de la creación de la primera asociación de Vecinos de Soria, hablamos de la Asociación de la Barriada. Eugenia participa activamente en los Centros de Cultura Popular, orientados sobre todo a la formación de la mujer. Existían varios centros en la ciudad y en los pueblos de la provincia. En los centros se daba formación en las diversas áreas de la vida. Eugenia desde su juventud siempre defendió la igualdad de hombres y mujeres, procurando la promoción y empoderamiento de las mismas con formación. Y todo ello en un contexto muy masculino y patriarcal como era la sociedad soriana de los años 50.

El año 1966 Eugenia conoce la Hermandad Obrera de Acción Católica y en colaboración con Gregorio Alonso crean la HOAC soriana, mixta desde el principio, ya que a nivel nacional estaba separada la rama de hombres y mujeres desde 1946.

Otra de las actividades a las que Eugenia dedico mucha energía y entusiasmo fue la difusión y venta de libros de la Editorial ZYS, creada para difundir la cultura obrera y social por antiguos militantes de la HOAC nacional. Los Libros de la Editorial ZYX en los años finales de la dictadura y primeros de la democracia fueron una fuente de formación y conciencia crítica para muchos militantes. Era prácticamente la única editorial de este estilo, ya que la dictadura no permitía la difusión de libros críticos con el sistema social y político del momento.

Durante toda su estancia en Soria y sobre todo durante los años de la dictadura y primeros de la democracia la casa de Eugenia era lugar de reunión de militantes de Soria, de partidos de izquierdas, lugar de encuentro de mujeres que venían a visitar a sus maridos presos en la cárcel, como la mujer de Marcelino Camacho y otras. Eugenia las acompañaba en la visita a la cárcel de sus maridos y en su ausencia les llevaba lo que pudieran necesitar. Uno de los que recibió frecuentes visitas de Eugenia en la Cárcel fue Mónico Vicente.

En definitiva. Eugenia Esteras se hace merecedora de nuestro galardón por ser :

Un referente de la lucha por la dignidad e igualdad de la mujer en todos los ámbitos sociales, incluso dentro de la Iglesia católica, a pesar del machismo y conservadurismo de la misma.

Un modelo de compromiso social con los más pobres y cercanos, vecinos, incluso en la dictadura y la represión de tantos años.

Una impulsora de la formación, la cultura, la lectura, como herramientas transformadoras de las personas y de la sociedad.

Un modelo adelantado del dialogo y colaboración con militantes y personas de otras ideologías y partidos, destacando lo que a todos unía: el servicio al ser humano concreto y al bien común.

Como venimos haciendo en anteriores ediciones, la entrega del Premio se realizará en un acto de homenaje el ultimo viernes del mes de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *